Un proyecto del CSIC busca desarrollar tomates más resistentes y con más sabor PDF Imprimir E-mail
Un proyecto de biotecnología liderado por investigadores del Consejo Superior de Investigaciones Científicas (CSIC) busca desarrollar variedades de tomates con más calidad, mejor sabor y mayor resistencia a enfermedades emergentes y al cambio climático.

Se trata del proyecto europeo denominado Harnesstom (Harnessing the value of tomato genetic resources for now and the future) que se desarrollará durante los próximos 4 años y, está coordinado por el investigador del CSIC Antonio Granell, del Instituto de Biología Molecular y Celular de Plantas (IBMCP), centro mixto del CSIC y la Universitat Politècnica de València. El proyecto busca reunir y centralizar información genética sobre las variedades de tomate para hacerla disponible.

El tomate es una hortaliza con una diversidad genética reducida y, por tanto, muy vulnerable a las enfermedades emergentes y al cambio climático. “Afortunadamente, el tomate es rico en recursos genéticos y se dispone de información suficiente para superar esas dificultades. El proyecto Harnesstom trata de demostrar que el incremento en el uso de los recursos genéticos resulta clave para la seguridad alimentaria y conseguir un producto final de mayor calidad”, destaca Granell. De esta manera, y aprovechando el gran esfuerzo realizado en varios proyectos financiados por la UE para conectar fenotipos/genotipos, Harnesstom recopilará, centralizará y normalizará esta gran cantidad de información para que, de una manera sencilla, pueda ser usada por diferentes tipos de usuarios.

Asimismo, el proyecto desarrollará cuatro programas de preproducción. El primero de ellos tratará de introducir resistencias contra las principales enfermedades emergentes. El segundo buscará la mejor adaptación del tomate al cambio climático. El tercer programa de preproducción estará destinado a la mejora de la calidad. Y el cuarto buscará aumentar la resiliencia del tomate tradicional europeo mediante el mejoramiento participativo.

En el proyecto participa también el Instituto Universitario de Conservación y Mejora de la Agrodiversidad Valenciana (COMAV), de la UPV, que cuenta con un banco de germoplasma que contiene una de las mayores colecciones de material genético de tomate y parientes silvestres, que resultará clave para lograr variedades más resistentes a las enfermedades emergentes. Además, el proyecto pretende involucrar a agricultores, consumidores, chefs creadores de tendencias y universidades en actividades para el diseño de estrategias innovadoras que darán materiales de cultivo adaptados localmente.
Fuente: CSIC
 
 
La guía CARBOCERT de Buenas Prácticas Agrarias, para el secuestro de carbono y mejora de suelos en cultivos agrícolas mediterráneos PDF Imprimir E-mail

El Grupo Operativo CARBOCERT ( formado por ASAJA, UNE, AENOR, IFAPA, IRTA y AEACSV) tiene como objetivo establecer metodologías que permitan contabilizar el aumento de carbono en suelos agrícolas y en estructuras fijas y perdurables como consecuencia de la aplicación de prácticas sostenibles.
(Para sabér más puede acceder a la página web del proyecto  https://www.une.org/cooperacion/carbocert). El Grupo Operativo toca a su fin y sus resultados ya están disponibles para el público. Visualiza el video en este  enlace

Las agricultoras y los agricultores se enfrentan a un exceso de información, que en muchos casos se presenta de forma heterogénea, impidiendo que los buenos resultados derivados de los ensayos experimentales contribuyan a la implementación de tratamientos y prácticas más beneficiosas para la lucha contra el cambio climático, como son las estrategias de mitigación al mismo, derivadas del uso de los suelos agrícolas y estructuras leñosas perennes de los cultivos leñosos. 

El propósito de esta Guía es ofrecer con sencillez y claridad una serie de labores agrícolas, en seis cultivos de referencia del contorno mediterráneo (trigo, olivo, vid, cítricos, almendro y arroz), que han demostrado científicamente su eficacia, no solo en el aumento del secuestro de carbono en suelos y en estructuras perennes, pero también en materia de mejora de la biodiversidad, retención de agua, etc.A través de esta guía, el agricultor podrá, dependiendo del cultivo y las características fisicoquímicas de su finca, elegir el manejo y prácticas, que mejor se adapten a su proceso productivo, permitiéndole así contribuir a paliar la pérdida de suelos fértiles que se derivan de la aplicación de prácticas intensivas, así como a contribuir a los objetivos de mitigación que tiene España.

Los seis cultivos seleccionados en el marco de este proyecto tienen una presencia muy importante a nivel global y especialmente en el medio mediterráneo, lo que da una idea del potencial del proyecto para establecer acciones en la lucha contra el cambio climático, especialmente de mitigación, aunque también adaptación.

Pueden descargarse la guía completa, por capítulos o por cultivos en este enlace  https://guiacarbocert.es/
 
 
Proyecto BIOVEXO PDF Imprimir E-mail
El proyecto BIOVEXO, en el que participan investigadores del Área de Toxicología de la Universidad de Sevilla (US), liderados por la doctora Angeles Jos, tiene como objetivo establecer, seccionar y validar "bioplaguicidas sostenibles y de alto rendimiento" que hayan demostrado ser eficaces contra la bacteria patógena "Xylella fastidiosa", que amenaza con destruir los huertos de olivos y almendros en Europa.
Desde 2013 la expansión de la Xylella se ha incrementado rápidamente en España e Italia debido a su transmisión por un insecto vector. Este patógeno daña gravemente y a menudo destruye el olivar en pocos años, produciendo el síndrome del decaimiento rápido del olivo. Aunque existen algunos productos en el mercado aún no hay plaguicidas que hayan demostrado científicamente ser eficaces frente a la Xylella.
Xylella se está expandiendo a otros cultivos como el almendro causando graves daños. Se prevé que en toda Europa la Xylella cause pérdidas de entre el 35-70% del rendimiento de la cosecha en olivar y del 13% en almendros.
El proyecto BIOVEXO titulado, "Biocontrol de Xylella y su vector en olivo para el manejo integrado de plagas" intenta dar solución a éste problema estableciendo un conjunto de bioplaguicidas que se focalizarán sobre la bacteria directamente y actuarán también sobre el insecto vector transmisor de la enfermedad.
 Estos productos serán probados previamente a su introducción en el mercado y se examinarán sus propiedades preventivas y curativas. Así, durante el proyecto se llevarán a cabo validaciones de campo a pequeña escala y con las formulaciones más prometedoras se realizarán estudios piloto a gran escala y evaluaciones reales en Apulia (Italia) y Mallorca. Igualmente, se llevará a cabo una evaluación de su toxicidad y sostenibilidad, evaluándose dichos productos en relación a su potencial económico, cumplimiento normativo e idoneidad para la producción a escala industrial.

Los socios del proyecto son: RTDS Group (Austria), que actúa como coordinador del proyecto; el Austrian Institute of Technology (Austria), coordinador científico; Consiglio Nazionale delle Ricerche (Italia); Centro di Ricerca, Sperimentazione e Formazione in Agricoltura Basile Caramia (Italia); Universiteit Antwerpen (Bélgica); Globachem NV (Bélgica); Domca SA (España), Acies Bio Biotehnološke Raziskave in Razvoj Doo (Eslovenia), Aimerit SL (España); Asociación Agraria De Jóvenes Agricultores (España) y la Universidad de Sevilla. En concreto, investigadores del grupo CTS-358 Toxicología, del Departamento de Nutrición y Bromatología, Toxicología y Medicina Legal, participarán en la evaluación toxicológica de las formulaciones, contribuyendo a garantizar su seguridad tanto para el hombre como el medio ambiente.

Este proyecto ha recibido financiación de la Bio Based Industries Joint Undertaking (JU) en virtud del acuerdo de subvención nº 887281. La JU recibe apoyo del Programa de Investigación e Innovación Horizonte 2020 de la Unión Europea y del Consorcio de Industrias de bio-productos (Bio-based Industries Consortium).

 
 
Un nuevo pesticida natural logra eliminar plagas y patógenos mediante moléculas que "silencian" sus genes PDF Imprimir E-mail
Investigadores del Instituto de Biología Molecular y Celular de Plantas (IBMCP), un centro mixto del Consejo Superior de Investigaciones Científicas (CSIC) y la Universitat Politécnica de Valencia (UPV) han desarrollado una nueva tecnología que ayudará a luchar, de forma natural y de manera respetuosa con el medio ambiente, contra las plagas y patógenos que afectan a los cultivos. Esta alternativa a los pesticidas químicos se basa en desarrollar moléculas de ARN bicatenarios (dsRNA) capaces de silenciar los genes de plagas y patógenos que afectan a las plantas. El método desarrollado pro estos investigadores, que ya ha sido patentado, permite además producir estas moléculas de forma rápida y a un coste bajo.

El equipo del IBMCP (CSIC-UPV), coordinado por el investigador del CSIC José Antonio Darós, ha utilizado como biofactoría bacterias Escherichia coli, organismo modelo en biología molecular, que se puede cultivar y manipular de forma muy sencilla.

“Si un nematado, insecto u otro artrópodo ingiere estas moléculas de dsRNA, puede acabar muriendo o, en el mejor de los casos, ver alterado su crecimiento. Al silenciar sus genes, la molécula de dsRNA puede llegar a acabar con la vida del patógeno o la plaga, o por lo menos ahuyentarla para que no elija esa planta para alimentarse”, explica Darós.

Un campo en pleno desarrollo

Así, estas moléculas constituyen una alternativa natural con un gran potencial frente a los pesticidas químicos. Se trata de una nueva generación de productos fitosanitarios respetuosa con el medio ambiente. El problema estribaba hasta ahora en que, para obtenerlo, bien por transcripción in vitro, bien por síntesis química, el precio era muy elevado. “Nuestro método salva este hándicap y permite obtener estas moléculas a un coste realmente bajo, si lo comparamos con los métodos tradicionales”, destaca Darós.

Sobre su forma de aplicación a los cultivos, Darós señala que es un campo en pleno desarrollo. La idea es que se puedan aplicar sobre las plantas de la misma forma que se hace con otros fitosanitarios u otros reguladores del crecimiento. Las moléculas de dsRNA quedarían sobre la hoja del cultivo, actuando directamente contra los insectos.

“También se pueden asociar a nanomateriales que faciliten su entrada a la planta. En este caso, podrían atacar selectivamente a los patógenos que se implantan en el cultivo, así como a otro tipo de plagas, como insectos chupadores o picadores. Sería una especie de nanomedicina que libera de forma controlada el fitosanitario natural, el dsRNA, protegiendo así el cultivo”, concluye el investigador del CSIC.

Fuente: CSIC
 
« InicioPrev12345678910PróximoFin »

Página 1 de 15




Aviso legal
Campus Universitario de Rabanales Edif. Celestino Mutis * Ctra. Madrid-Cádiz Km 396 * 14014 Córdoba * Tel / Fax 957 218 501