Proyecto LIFE AMDRYC4 PDF Imprimir E-mail

El proyecto europeo LIFE AMDRYC4 desarrolla actuaciones de adaptación basada en los ecosistemas naturales asociados a explotaciones agrícolas de secano en áreas afectadas por el cambio climático. Estas actuaciones incorporan experiencias con abonos en verde, una práctica idónea para cultivos de seacano y que tiene gran tradición en la cuenca mediterránea, pero relegada a un segundo plano durante gran parte del siglo pasado.

¿En que consiste el abonado en verde? abonar en verde consiste en plantas en rotación, sucesión y asociación con cultivos comerciales, especies como las leguminosas, las gramíneas, las crucíferas o las cariofiláceas. Esto permite recuperar, aportar y mejorar las condiciones biológicas, físicas y nutricionales del suelo. Es una práctica con múltiples beneficios ecosistémicos, económicos y de gestión para los agricultores ya que aumenta en el suelo el contenido de materia orgnánica y nutrientes (especialmente el nitrógeno por la fijación biológica que llevan a cabo las leguminosas), aumenta la biodiversidad, mantiene elevadas tasas de infiltración de agua por el efecto combinado del sistema redicular y de la cobertura vegetal, disminuye la evaporación de agua del suelo, protege contra la erosión superficial, disminuye la lixiviación de nutrientes, mejora la estructura del suelo, evita el desarrollo de malezas, minimiza el ataque de plagas y enfermedades específica y, además, es económica y de fácil implementación por parte de los agricultores.


                       dsc0840-300x200                     accion_c3_abonado_verde_01-300x200 

En las parcelas experimentales del proyecto AMDRYC4 localizadas en Corvera (Murcia) y en Cogalte (Lorca-Velez Rubio), ya se están incorporando abonos en verde para evaluar y cuantificar objetivamente los beneficios ecosistémicos y ecológicos que esta práctica tiene sobre el cultivo agrícola de secano, en general, y sobre las propiedades físico-químicas del suelo,en particular. La parcela experimental de Corvera está destinada a cultivo de secano en concreto de almendro, olivo y algarrobo, mientas que la parcela de Nogalte está destinada al cultivo de almendro. El abonado en verde se ha realizado con semilla de avena en Corvera y con cebada, yeros y vezas en Nogalte, y se han aplicado en bandas entre las calles de plantación de los cultivos. Siguiendo la práctica tradicional, los abonos en verde se plantaron en otoño del pasado año, aprovechando la época de lluvias, y se han incorporado al suelo en junio, antes de la fructificación, para evitar que los nutrientes de las plantas se destinen a las semillas. Durante el período de plantación, la cubierta vegetal de los cultivos ha servido para proteger el suelo, controlar la erosión y evitar la proliferación de malezas. El contenido de materia orgánica y de nutrientes del suelo se ha medido anes de la plantación y se volverá a medir el año que viene. Entre otros resultados, se espera observar un incremento en el contenido de materia orgánica y nutrientes del suelo y una mejora en sus propiedades físicas.

Las experiencias realizadas en Corvera y Nogalte, en el marco del proyecto LIFE AMDRYC4 servirá de base para evaluar de manera objetiva los beneficios ecosistémicos, ecológicos y también económicos que la práctica generalizada del abonado en verde supondría sobre la agricultura de secano de la cuenca mediterránea.

Fuente:  http://lifeamdryc4.eu
 
 
El CITA pone en funcionamiento un Banco de Semillas en Teruel PDF Imprimir E-mail
El Centro de Investigación y Tecnología Agroalimentaria de Aragón (CITA) ha puesto en funcionamiento un Banco de Semillas en el Centro de Innovación en Bioeconomía Rural (CIBR) de Teruel, gestionado por el CITA. Su puesta en marcha se ha realizado en el marco del proyecto HortalizaTE, financiado conel Fondo de Inversiones de Teruel (FITE) del Gobierno de Aragón y coordinado por Cristina Mallor, investigadora de la Unidad de Hortofruticultura y responsable del banco de Germoplasma Hortícola del CITA.

Teruel, por la dispersión de sus núcleos rurales y su diversidd agroclimática ha consitutido una gran fuente de biodiversidad hortícola.Parte de esta variabilidad se encuentra conservada, en forma de semillas, en el Banco de germoplasma Hortícola de Zaragoza ubicado en el CITA (BGHZ-CITA). La promoción de estos cultivares locales tradicionales, constituye uno de los objetivos del proyecto HortalizaTE.

El banco se ha creado a aprtir de las emillas conservadas en el citado Banco de Germoplasma Hortícola del CITA en Zaragoza, con 40 variedades locales pertenecientes a 12 cultivos (acelga, borraja, col, pimiento, garbanzo, melón, calabaza, calabacín, zanahoria, perejil, tomate y maíz) procedentes de 19 localidades turolenses (Alcañiz, Alcorisa, Allueva, Beceite, Berge, Calaceite, Cantavieja, Cucalón, Escucha, Gea de Albarracín, Híjar, La Cerollera, La Codoñera, La Iglesuela del Cid, La Portellada, Más de las Matas, Mora de Rubielos, Olba y Valbona).

Este banco de semillas pretende dar servicio a aquellos hortelanos turolenses que quieran recuperar el cultivo de las variedades tradicionales de Teruel. Las variedades disponibles se puedenconsultar en la página web del CITA  www.cita-aragon.es/

Con el fin de mejorar la información asociada a las variedades, a los hortelanos se les solicita que, tras su cultivo, indiquen al CITA su experiencia según se hayan comportado las variedades. 

Los hortelanos que quieran colaborar con el banco cediendo sus semillas también podrán hacerlo.

Fuente: CITA
 
 
El pimiento amarillo Sweet Palermo ha sido galardonado con el "Superior Taste Award" PDF Imprimir E-mail
A principios de junio el pimiento Sweet Palermo Amarillo, de nuestro Socio Corporativo RijkZwaan, recibió la máxima calificación de tres estrellas en el Superior Taste Award 2020.

Cada año, un panel independiente de más de 200 prestigiosos chefs de todo el mundo incluidos chefs de restauración con estrellas Michelín, evalúan diferentes productos de alimentación y consumo de bebidas de todo el mundo, basándose en los siguientes criterios: percepción, aspecto, aroma, sabor y textura. Para lograr una calificación de tres estrellas, la puntuación media del producto debe ser superior al 90% en esos cinco criterios.

Una puntación media de más del 90% le ha otorgado este galardón de tres estrellas al pimiento amarillo Sweet Palermo. Este galardón no supone una sorpresa para RijkZwaan, diferentes investigaciones realizada a consumidores han confirmado el delicioso sabor dulce, aromático y afrutado del Sweet Palermo amarilo. El producto bandera, Sweet Palermo rojo, obtuvo también un impresionante 87%.

El grupo de productores de Sweet Palermo y RijkZwaan están satisfechos con los resultados obtenidos, y es que el sabor es uno de los valores clave de esta gama de pimientos. Debido a un largo proceso de maduración, el sabor del Sweet Palermo se desarrolla más lentamente que el de otros pimientos, consiguiendo de esta forma que sea más intenso. Las conclusiones de los chefs más prestigiosos también han confirmado su excelente sabor.

Sweet Palermo, el pimiento más premiado.La lista de galardones va creciendo. A principios de año, Sweet Palermo recibió el premio al Sabor del Año 2020 en España. En 2018, una receta de Sweet Palermo rojo con chocolate ganó un premio en el evento de verano de la FICA en los Países Bajos y en 2015 fue votado Producto del Año en la Feria del Mercado Fresco en Polonia. En 2012, Sweet Palermo recibió su primer premio como el mejor primiento de los Países Bajos en la categoria New Fresch de Foodlog.

 
 
La UAL avanza en el estudio para la obtención del compost de calidad PDF Imprimir E-mail


El grupo BIO-175, dirigido por el profesor del área de Microbiología, Joaquín Moreno, de la  Universidad de Almería ha realizado una investigación sobre el proceso de compostaje a escala industrial con la que ha determinado que a pesar de la heterogeneidad y diversidad que supone cada proceso de compostaje, es posible llegar a obtener productos de calidad que cumplan con la legislación vigente.

La transformación adecuada de la materia orgánica y la calidad final de un compost bien elaborado dependen de la composición cualitativa y cuantitativa de los microorganismos asociados con los materiales compostados. Sin embargo, conocer en profundidad la comunidad microbiana que conforma una pila de compost no es tarea fácil, debido sobre todo a las limitaciones de los medios de cultivo que se utilizan rutinariamente en el laboratorio. De hecho, se estima que solo del 1 al 10 por ciento de los microorganismos que habitan una pila de compost son cultivables, lo que dificulta el conocimiento certero de qué microorganismos son los protagonistas del proceso.

Además, si a este hecho se le añade la enorme complejidad y heterogeneidad que puede aportar un material residual de forma previa a su compostaje, nos encontramos con productos finales que pueden ser muy variables, a pesar de que a nivel legislativo deben cumplir con una serie de estrictos estándares.

El trabajo de los investigadores de la Universidad de Almería ha permitido saber que pese a esta heterogeneidad de los materiales de partida y de enorme diversidad mostrada por la microbiota específica de cada proceso de compostaje, es posible llegar a obtener productos de calidad.

Esta investigación de la UAL ha puesto de manifiesto el enorme inconveniente derivado de la falta de homogeneidad y repetitividad de los procesos de compostaje a escala industrial. Ambos aspectos derivan en la obtención de compost extremadamente diferentes desde un punto de vista físico-químico-microbiológico, y de una calidad apenas predecible. La magnitud del problema es tal que la naturaleza “biodiversa”  de los materiales de partida, podría hacer pensar a muchos expertos que la estandarización de los procesos de compostaje es prácticamente imposible y, en consecuencia, la determinación de indicadores correctos de calidad del producto final, podría ser un reto difícil de lograr.

Son numerosas las investigaciones en materia de compostaje que se han centrado en la posibilidad de predecir la calidad del compost en función de parámetros tan básicos como el porcentaje de materia orgánica, la relación C/N, los índices de humificación y nitrificación o infinidad de indicadores enzimáticos derivadas, casi exclusivamente, de la actividad microbiana en el interior de las pilas. Sin embargo, gracias a los avances recientes en metagenómica del proceso de compostaje, se ha puesto de manifiesto la complejidad de esta predicción, ya que la biodiversidad microbiana del compost puede ser casi exclusiva de cada proceso.

Este hecho refleja la enorme versatilidad metabólica que muestran distintos grupos microorganismos a la hora de biotransformar residuos orgánicos de carácter antropogénico de muy distinta naturaleza. La investigación llevada a cabo por la UAL concluye que en condiciones óptimas, durante el proceso de compostaje a escala industrial, actores distintos (microorganismos y residuos orgánicos) y rutas distintas (metabolismo y factores ambientales), pueden dar lugar a compost que cumplen con los estándares de calidad.

En los últimos años, debido a los graves problemas ambientales relacionados con la generación y acumulación de desechos antropogénicos, el compostaje se ha convertido en una alternativa ecológica y sostenible, destinada a la revalorización de residuos orgánicos que, por otra parte, poseen un enorme valor agronómico. Los residuos susceptibles de ser compostados muestran una enorme variabilidad, abarcando desde restos vegetales procedentes de la agricultura intensiva, hasta residuos sólidos urbanos, lodos procedentes de la depuración de aguas residuales, o cualquier otro tipo de residuo orgánico procedente de la industria agroalimentaria.

Fuente: UAL

 
« InicioPrev12345678910PróximoFin »

Página 6 de 11




Aviso legal
Campus Universitario de Rabanales Edif. Celestino Mutis * Ctra. Madrid-Cádiz Km 396 * 14014 Córdoba * Tel / Fax 957 218 501